El asesino de los pecados capitales – Seven

Lo bueno de haber nacido en un país acofesional es que nadie te impone una religión, ahora, haber nacido en un país de habla latina conlleva ver iglesias por todos lados. Como toda buena religión que se precie, te hablaran de las ventajas de pertenecer a ella y el correcto seguimiento de sus dogmas; si los cumples iras al cielo o te reencarnaras si no, serás condenado de un modo u otro. Esa falta de virtud se conoce como pecado. Por la divina gracia de Dios que paseó por España durante gran parte de su vida conocemos alguno de los pecados que nos situaría en la primera clase del tren directo al infierno, sin paradas ni descansos para el conductor.

Dante Alighieri ya comentó como sería el infierno en su magnifico libro La Divina Comedia. El infierno tendría dos partes y formando un circulo; de estos anillos, los exteriores serían pecados menores y si profundizamos encontraríamos pecados más graves y en el mismo centro, El Diablo masticando a Judas por toda la eternidad, como un chicle sabor judío que perdurara por el resto del tiempo.

Estos pecados pueden ser de guía para muchos perturbados a la hora de cometer crímenes, creyéndose la mano justiciera de Dios. Andrew Kevin Walker se le ocurrió la idea de un asesino en serie que perpetraría crueles asesinatos para sus victimas en base a estos pecados capitales. Un guion bastante crudo y descarnado que solo David Fincher se atrevería a dirigir. Seven, así es como se llamó la película, nos ofrece el relato de como dos policías tienen que atrapar a un asesino que acomete sus crueles actos según los pecados mentados por La Divina Comedia.

No os hago esperar más. Hoy, en Críticas Pintescas, Seven de David Ficher. ¡Comenzamos!

Largo es el camino y duro, que del infierno lleva a la luz

La película comienza con el detective Williams Somerset (interpretado por Morgan Freeman) en un caso de homicidio el cual aparece el detective David Mills (interpretado por Brad Pitt) de la nada. Le comenta que es un recién llegado a la ciudad y así es como se nos presentan al dúo protagonista. Desde el inicio de la película veremos una estética poderosa que comentaremos mas adelante.

Después de los créditos iniciales les llaman para registrar el primer asesinato, basado en el pecado de la Gula. Vemos la personalidad de Mills, un joven charlatán con muchas ganas de trabajar y ascender como policía mientras Somerset es un hombre bastante serio y sobrio, tranquilo y pausado. El forense determina que el asesinado fue torturado obligándole a comer hasta que el estómago le estallara. Acto seguido encuentran a un abogado asesinado con el mensaje “Avaricia”. En ese momento determinan nuestra pareja de detectives que se trata de un asesino en serio.

Somerset va a una biblioteca a leer libros en relación al caso, basándose en las pocas pistas que tiene. Tracy Mills (interpretada por Gwyneth Paltrow) invita a Somerset a cenar y así conocerse; tras unas copas y unas risas, los detectives se ponen a investigar. Acuden a la mujer del abogado asesinado y en las fotos del caso ella ve un cuadro al revés. Encuentran un mensaje detrás de este que dice: “Ayuda”.

morgan-freeman-library-se7en-film.gif
Somerset, al ser un hombre bastante culto, nos muestra literatura interesante que podemos consultar tras acabar el film. un detalle encantador por parte del guionista.

Tienen a un sospechoso. “Victor” tiene varias enfermedades mentales, es un delincuente reincidente y un violador de una menor, además de que su abogado fue el asesinado como Avaricia. Asaltan su casa y se encuentran a un semi-cadáver con un aspecto momificado pero aun vivo, siendo la tercera victima: Pereza. Durante un año entero, le suministraban comida y antibióticos, manteniéndolo vivo. A nivel personal, es el “asesinato” que más me impactó de la película.

Somerset saca información pagando a un agente del FBI. No es nada licito, pero se le permite porque es Morgan Freeman. Encuentran la ubicación del asesino por los registros de los libros (interesante la mención a Marqués de Sade o Santo Tomás de Aquino). Entramos en el momento acción de la película con unos minutos de persecución y el asesino cuya cara no vemos le perdona la vida a Mills. Tras perderle a pista, entran en su piso y resulta ser un fotógrafo que encontraron en unas escenas previas. Tan cerca y a la vez tan lejos…

La siguiente victima pertenece a la Lujuria. Matan a una mujer penetrándola con un cuchillo strap-on, obligando a un hombre a hacerlo. Comentaremos esto más adelante. Somerset y Mills tienen una charla en un bar tomando una cerveza y Somerset quiere dejarlo todo y marchar, pero Mills le convence de quedarse. La siguiente victima es la Soberbia, cortando la cara de una chica y la engancha a un teléfono y unas pastillas, que termina por suicidarse.

Solo quedan dos pecados y aquellos que los conozcan sabrán cuales son. Sin esperarlo para nada, John Doe (interpretado por Kevin Spacey) aparece en la comisaria. Es detenido de inmediato y dice que tiene dos cuerpos más: si declaran que está loco así teniendo una pena más baja les dirá a la policía donde están. Si quieren que entre en la cárcel, jamás sabrán donde están los cadáveres.

giphy.gif
De los momentos más tensos de la película, sin lugar a dudas

La policía cede y deciden saber dónde están los cuerpos. De camino a la localización de los cadáveres, confiesa que los asesinatos los hizo porque las personas eran malas, cometiendo así un mandato divino. Llegan al medio de un desierto y una furgoneta viene a su posición. Somerset se encarga de la furgoneta que tiene un encargo: en una caja se encuentra la cabeza de la mujer de Mills. El pecado de John Doe es la Envidia, envidia por la vida que tiene Mills. Este enloquece segundo a segundo y a pesar de que Somerset le diga que no lo mate, vacía el cargador sobre su cuerpo. El ultimo asesinato es por la Ira.

Qué títeres tan ridículos somos y que vulgar es el escenario en el que bailamos…

Seven disfruta de un ambiente noir que me fascino desde el principio. La fotografía siempre nos muestra colores tenues y oscuros, siempre con una lluvia que nos acompaña desde el primer minuto hasta la marcha con John Doe al final de la obra. Esa lluvia proporciona un ambiente pesado y denso que descansa aplastando al espectador igual que a los protagonistas, que cada vez que están en la calle se les ve encogidos y encorvados por la fuerza de la lluvia. En las escenas de interior no siempre se muestra con tonos oscuros, pero sí una iluminación tenue que ayuda a los claroscuros, dando sensación de pesadez a la escena (aunque no llega al nivel de Blade Runner).

La dirección es buena, ya que nos muestra planos que nos llevan a estar algo más tranquilos en los momentos adecuados y sabe ponernos nerviosos en los momentos de acción, aunque diría que gran parte de esta transmisión de sentimientos es por los actores. Brad Pitt, Morgan Freeman y Kevin Spacey hacen grandes papeles (a pesar de que este ultimo solo salga en la parte final) y proporcionan el movimiento que la trama necesita.

PoliteLinearHawaiianmonkseal-size_restricted.gif
A pesar de ser una escena bastante cruda, no me digais que no parece un cuadro. La composición, las manchas de sangre, la pose de los actores… Todo.

Pero no todo es de color de rosa en Seven. Tiene defectos, como en todas las películas y ahora comentaré los que he visto. Al inicio de la película vemos unos asesinatos totalmente despiadados por parte del asesino y vemos el resultado. Quien sea sensible se le puede revolver el estómago y es el objetivo del director, que nos cause tanto impacto como a los protagonistas. Yo mismo me quede impactado tras ver el resultado de Pereza que es tan brillante como brutal. No tengo ninguna queja al respecto, pero a partir de ahí los asesinatos bajan de intensidad. Y es que ya no vemos ningún cuerpo grotesco desde Pereza e hizo que perdiera un poco el interés por los asesinatos, además de que llega el momento de darle al turbo de los asesinatos express ya que la película se pasa de tiempo.

El otro defecto que vea a Seven es que peca de ser inteligente a pesar de no tener tampoco una gran complejidad. Cierto que nombrar autores como el Marqués de Sade ayuda a elevar el contenido intelectual del film y basar los asesinatos en los pecados capitales católicos me parece una buena idea pero… ¿por qué? ¿Por qué el asesino lo hace de este modo? Porque mola. Y es que John Doe no se moja demasiado en escoger sus victimas ni el porqué del modus operandi. No hay relación entre los asesinados y los mata con pecados bíblicos porque se cree la mano justiciera de Dios, punto y final de la explicación a todo esto. Creo que el guionista podría haberse mojado un poco más en ello.

Merece la pena, ¿sí o no?

Sin duda Seven merece la pena verla. Su guion (a pesar de los defectos) es bueno y las interpretación son buenas porque los actores son geniales. La ambientación marca en la memoria y ¿qué más necesitas para ver una película que todo esto? La resolución es también chocante y no nos vamos a engañar, es un giro que nadie se esperaba a pesar de que alguno se lo pudiera oler por el camino.

Recordad que si os ha gustado podéis darle like, subscribimos y dejar algún comentario. Si tenéis Twitter o Facebook os recomiendo seguirme ya que allí hablo de otros temas ademas de cine y literatura y os da el aviso cuando cuelgo un articulo nuevo. También tengo cuenta en Instagram que os recomiendo seguir si queréis ver los libros que estoy leyendo en el momento o mis sesiones como modelo artístico. Y si queréis ayudarme de forma financiera, cosa que agradezco en gran medida, podéis colaborar en mi Patreon o comprando alguno de mis libros. ¡Nos volveremos a leer!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s