Ríe, y el mundo reirá contigo. Llora, y lloraras sólo – Análisis a “Old Boy”

La venganza es un plato que se sirve frío. Pero quien la ejecuta, suele tener la sangre hirviendo de ira. Es irónico, pues un plan donde todo debe estar medido al milímetro y tener la mente helada es perpetrado por alguien que los demonios le corren por dentro. Las historias de venganza son muy llamativas en el cine, por la crueldad de sus actos y la violencia que ello convella, pero muchas veces nos quedamos en algo superficial, una excusa para liarse a patadas, balazos y chorrazos de sangre que en la gran pantalla quedan espectaculares.

¿Pero qué hay en la mente de un vengador? No me refiero a los personajes de películas Marvel, me refiero a quien toma el papel de juez, jurado y verdugo en pos de su causa. Creo que es un tema no demasiado comentado, pues explicar que lleva a alguien a cometer un acto malvado contra alguien esta daría una licencia maquiavelista: mi fin justifica todo los medios. Deberíamos tomar en cuenta que por muy atrayentes que esos protagonistas nos resulten, son personajes que poco tenemos que admirar, pues siempre acaban mal. Y como bien sabéis, me encantan las historias que terminan mal. Hoy voy a hablaros de “Old Boy”, una película perteneciente a una trilogía que funciona independiente de las otras partes, pero sin duda, de lo mejor que nos ha traído el cine coreano y porque no decirlo, de la historia del cine.

Ríe, y el mundo reirá contigo. Llora, y lloraras sólo.

La historia comienza con nuestro protagonista, Oh Dae-Su, en comisaria por escándalo público. Y es que Dae-Su no es un personaje demasiado carismático: borracho, clase media sin esperanzas de querer progresar, con una mujer y hijas que bueno, ya hablaré de las relaciones intrafamiliares de los países asiáticos… Un amigo de Dae-Su lo saca de la comisaria y al avisar a su familia, Dae-Su desaparece. No deja ningún tipo de rastro y es eliminado de la faz de la tierra.

Despierta en una pequeña habitación, acogedora pero sin pasarse, no demasiado espaciosa pero tiene todo lo que necesita: televisión, una cama, ducha, baño y una falsa ventana para tener una falsa sensación de libertad. No sabe nada de como ha acabado allí y no tiene escapatoria; ni siquiera el suicidio romperá las cadenas que le obligan a permanecer ahí. Pasan la escalofriante cifra de 15 años encerrado en ese lugar, y la película, de forma magistral, nos muestra ese proceso. Un camino duro en que se ha entrenado tanto física como mentalmente por si llegará el momento de poder vengarse, cumplir su objetivo sin piedad ninguna. Es un preso sin explicación de su encarcelamiento pero tras un tiempo, es liberado.

giphy (2)

Le cortan el pelo, le visten de traje y lo dejan en la ciudad, libre como un pájaro. Puede huir y continuar con su vida si quisiera, pero se le ofrece una propuesta: tiene cinco días para averiguar quien le ha encerrado durante tantísimo tiempo. Si lo encuentra, puede acabar con su vida y cobrar venganza, pero pasado el término, jamás descubrirá quién fue el causante de tanto sufrimiento.

Obviamente, debe ponerse las pilas. Algunos casos extraños le ocurren, como que un desconocido le entregue un teléfono móvil y varios billetes. Por lo que vemos Oh Dae-Su está bastante vigilado. Entra en un restaurante para comer algo y conoce a una atractiva cocinera. ¿Cómo la seduce? Se come un pulpo vivo delante de ella. Es ironía, por supuesto, pero es una escena que a muchos les resultará desagradable.

Mido, la joven, lo acoge en su casa y a pesar de que ella ha sido “libre” toda su vida, no encuentra un sentido a su vida y al fin y al cabo, se siente igual que Oh Dae-Su. Ambos colaboran juntos para descubrir que hay detrás de todo esto. La evolución sentimental entre ellos es extraña; la joven entra al baño para miccionar y bueno, Oh Dae-Su la intenta violar. ¿Qué esperáis de alguien que no ha visto una mujer en 15 años? No lo defiendo, pero tratándose de un hombre desprovisto de su humanidad, entiendo esa “lógica”.

La transición hasta el final os la dejo a vosotros, ya que tenemos una de las escenas más icónicas del cine: esa lucha a martillo contra la Yakuza en un plano horizontal. Es muy crudo y tampoco apto para los más sensibles.

giphy (1)

Oh Dae-Su descubre al fin quien le encerró tantísimo tiempo. Rebuscando en su pasado, vemos que no ha sido un buen hombre. ¿Quién quisiera vengarse de él, si ha molestado a tantísima gente? Nos damos cuenta que a pesar de empatizar con Dae-Su, no ha sido una buena persona.

Ya en el final Oh Dae-Su contacta con quien le tuvo en cautiverio tres lustros. Fue un ex-compañero del colegio que molestó en su momento por culpa de un chivatazo. Podrías pensar que no es para tanto, pero detrás de todo eso, hay una historia de amor incestuosa. El malvado de la película es un pobre diablo que se enamoró de su hermana y Dae-Su los cazó en pleno acto sexual. Los rumores se extendían y la chica acaba suicidándose ante los ojos de su hermano y querido amante. Por culpa de Oh Dae-Su, su vida se vino abajo y prometió la venganza suprema. Nuestro protagonista intenta acabar con él pero le es imposible ya que no se lo permiten. No puede acabar con su venganza y frustra a nuestro protagonista, pero la última revelación está por venir. Todo era un plan orquestado por el malvado, que manejando los hilos tras el escenario, provocó una relación romántica y sentimental entre Oh Dae-Su y su hija, Mido, que no había visto hace mucho tiempo y no era capaz de reconocerla.

Es un gran shock para Dae-Su, ya que ahora es igual de pecador que nuestro malvado. ¿Qué distingue entonces uno del otro? Nada. Ambos son iguales. Han sido crueles y despiadados, han tenido la sangre fría de apartar de su camino a quienes se interponen en su objetivo. Ambos han acabado muy mal. Oh Dae-Su le pide perdón y en un gesto de redimirse, se corta la lengua. Aquello que le hizo tanto mal ahora es sesgado, jamás volverá a hacerlo porque no volverá a hablar nunca. Tras este acto, el malvado se dirige al ascensor y se suicida. Ante la falta de objetivo en su vida, que es vengar a su hermana, no tiene nada más por lo que luchar y decide terminar con todo a la espera del reencuentro en el más allá.

Para terminar, vemos a nuestro protagonista varios años después, en una fría montaña cubierta de nieve. A través de una terapia intenta olvidar que su amante, que ahora viven juntos, es su propia hija. Parece estar curado, pues la abraza y llora de felicidad, pero una cara triste se asoma en los últimos segundos. Según mi opinión, esa terapia no funciona. Oh Dae-Su jamás podrá olvidar todos los actos que ha cometido.

giphy (3).gif

La venganza nunca termina bien

Muchas cosas ocurren en la película y prefiero evitar algunos spoilers a pesar de destriparos el final. Si no hablara del guión, esto seria meramente una review y terminaría en dos párrafos. Vemos muchos temas escabrosos en “Old Boy”, pero el principal es la venganza y sus nefastos resultados.

Desde un principio vemos que la única motivación de Oh Dae-Su es la venganza, pero para llegar a ese resultado, vemos un proceso de decadencia, ya que unos nuevos cimientos no pueden construirse sobre arena. Su caída es espectacular, con un juego de planos y frases que nos dejan estupefactos durante su cautiverio. Es muy obvio, tanto como el paso del tiempo como en su aspecto y gestos, que Oh Dae-Su pasa de ser un humano normal y corriente, mediocre diría yo, a ser una bestia. Han deshumanizado por completo a este personaje, privándole de todo lujo que pudiera permitirse y dejarle con lo justo para seguir vivo. Pues que siga vivo es necesario. Necesita meditar sobre los actos de su nefasta vida y que intente comprender porque está ahí. Su sufrimiento no viene de no comprender, si no de falta de respuestas.

giphy

Al sacarlo de su jaula no creáis que lo normal es ir cortando cabezas a diestro y siniestro. Si un animal salvaje no ve una posible presa, no se muestra agresivo constantemente. Oh Dae-Su comienza una búsqueda para poder cumplir un objetivo por encima de todo y todos, ya que en su camino se interponen varias personas. Un gran problema es cuando el personaje femenino, su hija Mido, se enamora de él.

Lo siento, pero a pesar de lo que nos dice la mayoría de grandes producciones, una bestia salvaje no debería ser amada. Comprender y ayudar si, por supuesto, pero no amar. Intentar que alguien cambie a pesar de ser mala persona con la idea de que lo único que necesita es amor es una patraña. Alguien que no te tiene en cuenta no va a mirar por ti a no ser que estés en peligro. Alguien que realmente ama a otra persona procura por su seguridad. Si Oh Dae-Su hubiera querido a Mido, se hubiera alejado de todo aquello y marcharía a olvidar esos quince años, pero no es así. La venganza debe ser cumplida.

Las hormigas son comentadas por nuestro protagonista y su acompañante. Pocos son los elementos oníricos dentro de “Old Boy” pero este es destacable. Soñar o alucinar con hormigas, sobretodo que estas te ataquen, es simbolismo de una mala gestión del estrés. Es algo muy superior a tus fuerzas y que la ansiedad se adueña de ti. Como podemos suponer, Oh Dae-Su siente una gran ansiedad por los factores que hemos comentado, pero ¿qué pasa con Mido? Ella misma lo dice: todas las personas que ha conocido que tuvieran sueños con hormigas son solitarias. Y es que países de alto desarrollo asiáticos tienen problemas para socializar. Pueden mantener contacto con la gente, pero siempre a través de una fría pantalla. Acercarse a alguien es muy difícil y es algo que sobrepasa a muchísima gente, incluso aquí mismo en mi país, España.

ants.gif

Vemos que los temas se repiten: soledad, tristeza, ira, venganza… Todos son puros sentimientos negativos que no aportan nada a nuestra sociedad ni evolución personal, pero las llevamos a cabo. Oh Dae-Su es la personificación de esos sentimientos y siempre acaba mal, muy mal. Estas sensaciones está presenten en nuestras vidas pero podemos ver en pantalla, como usados bajo la doctrina maquiavélica, nos llevará siempre al pozo más hondo. Ojo por ojo, y todos acabaremos ciegos.

Que el malvado de la película se suicide no es una absurdez. Ha pasado toda su vida pensando en su hermana, adorándola incluso desde el más allá. Igual que Oh Dae-Su quiere ver cumplida su venganza, ver como la persona que le provocó tanto dolor sufre poco a poco y cuanto más se alargue su sufrimiento, mejor. Al terminar su venganza con suma satisfacción, ¿qué le queda? Nada. Su objetivo primordial ya está cumplido. En este mundo no tiene nada más que hacer, así que es mejor ir al mismo lugar que su gran amada.

El final de “Old Boy” es de lo mejor que he visto. Es un final prácticamente cerrado, pero el único punto que dejan sin concluir es la clave. ¿Oh Dae-Su ha conseguido olvidarlo todo? Su venganza le ha traído más desgracia, ahora no puede hablar por culpa de su redención y ama a su propia hija. Que olvide es lo mejor que puede hacer, pero no es capaz de olvidar la mitad más importante de su vida, o la más traumática. Opino que no es capaz de olvidar, que todo lo que ha hecho queda grabado en su mente para siempre y que vivirá con esa losa sobre su espalda durante toda la vida.

200.gif

Entonces, ¿merece la pena verla?

Sin duda alguna. Podéis disfrutarla en V.O. aunque el doblaje en español es bastante aceptable. Estamos hablando de una de las mejores películas del siglo, por el momento, ya que tenemos mucho tiempo para intentar superarla. Por el momento, el listón es tan alto que vamos a tenerla en un puesto muy alto durante mucho tiempo.

Se despide vuestro analista y está vez muy crítico señor Pinto. Recordad que si os ha gustado podéis darle like, subscribimos y dejar algún comentario. Compartir en las redes sociales es de gran ayuda y si queréis mantener a este escritor, podéis pasaros por mi patreon https://www.patreon.com/criticaspintescas y echarle un vistazo.

¡Nos volveremos a leer!

Un comentario sobre “Ríe, y el mundo reirá contigo. Llora, y lloraras sólo – Análisis a “Old Boy”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s