Io, o como una propuesta interesante se transforma en un bodrio

A principios de año me dispuse, feliz y radiante, a ver que nuevas películas había traído el gigante de Netflix a nuestras pantallas. Muchas novedades no suelen captar mi atención pero el trailer de esta película me interesó un poco. Hablamos de un mundo acabado que está al borde de la extinción y muy pocos supervivientes en la corteza terrestre. Llamadme simple, pero esta trama la hemos visto en más de una ocasión y aún así me resulta atractiva, ya que la gran cantidad de variantes a esta situación puede ser infinita.

Netflix ha apostado por el film escrito por tres directores. Esta propuesta podría resultar muy jugosa, ya que tres personas para una trama complicada provoca situaciones muy lógicas, ya que no se te puede escapar una. Pero no nos engañemos: IO no dice nada. La película dura un poco más de una hora y media, pero en ese tiempo no podemos tener claro de qué va la trama. Antes de seguir despotricando sobre esta floja obra, hablaremos del guión.

Tardar demasiado en la introducción ralentiza la trama

Lo primero que podemos ver es unas frases explicándonos que el mundo se extingue y no hay salvación. Sam es una científica que vive en lo alto de unas montañas que en sus faldas oculta una ciudad enterrada por la contaminación. Ella intenta sobrevivir a la extinción masiva y no solo eso, procura salvar el planeta Tierra buscando una solución. Completamente aislada de otros seres humanos, Sam tiene algunos problemas en su investigación por problemas ambientales, hasta la llegada de Micah.

Por el momento parece una sinopsis sencilla y es una verdad que lo es; no tenemos una trama que nos complique mucho nuestra existencia ni nos replantee demasiadas dudas internas de como somos, a donde vamos y si tenemos que luchar por algo que está MV5BNmU4NTc0ZTgtNjliOC00NTM2LWE3NDktNGJiNzc2YzY3ZjA2XkEyXkFqcGdeQXVyNDg4NjY5OTQ@._V1_prácticamente muerto. El problema de esa introducción es que dura 50 minutos. La mitad de la película se les va entre escena y escena con planos tranquilos, en los que vemos que a Sam no le falta de nada a pesar de ser el fin del mundo: un sofá cómodo, agua suficiente como para lavarse el pelo y tenerlo limpio, un huerto en el que no trabaja, que se le fastidie todo a causa del tiempo y aún así no tengo ningún fallo en sus comodidades… En fin, demasiadas cosas que poner en escena pero nada resulta relevante.

La llegada de Micah supone un cambio en la trama, ya que la protagonista interacciona con alguien después de la muerte de su padre. Las distancias marcan la escena, pero de nuevo, la interpretación pausada de los personajes me saca de la película. Suponemos que Sam lleva mucho tiempo sin ver a nadie humano, así que al ver a Micah puede tener varias reacciones: de entre estas, opto o por la desconfianza ante alguien desconocido que dice conocer de un medio para escapar del planeta o lanzarse contra él para experimentar que es el contacto humano de nuevo, como alguna escena de sexo gratuito que está muy de moda últimamente.

Ambas ideas pareces muy arriesgadas, pero tras un tiempo en soledad, la llegada de otra persona puede resultar muy contraria en reacciones: o le temes o estás sumamente interesado. En IO las cosas funcionan de forma distinta: si ves a un humano después de muchísimo tiempo, la reacción natural es distancia y charlas de banalidades con mucha indiferencia por todo. Querido trío de guionistas, una sola persona puede imaginar como sería esa situación si la intención es mostrarse impasible ante la llegada de un extraño. No hay misterio, ni romance, ni dudas… Todo va según una trama lenta, tranquila y sin sobresaltar demasiado al espectador.

La charla entre ellos no es especialmente relevante entre ellos, simplemente se conocen un rato y nosotros los escuchamos hablar de estupidez en mayor o menor medida. Soy partidario de que a veces, en alguna conversación entre personajes, se opte por la charla sin sentido, el hablar por hablar. ¿Por qué? Porque es muy humano hablar sin llegar a ningún sitio en concreto. Un poco de esta dosis de realidad nos empatiza con los protagonistas, nos da un descanso de una peliaguda situación o sirve para rellenar entre escena y escena, pero en una película donde la trama no nos aporta nada y las conversaciones son vacías, pues la verdad… No es muy apetecible seguir viéndola.

Aún así continué, ya que no me gusta dejar las cosas a medias. Micah comenta que la nave que los sacará del planeta sale en 48 horas, por lo tanto tienen que ponerme manos a la obra. Pero claro, llevarlos de viaje sería algo de emoción, así que vamos de excursión a la ciudad contaminada de nuevo. Esta vez ambos bajaran, pero hay que estar atentos: tienen que respirar a través de bombonas de oxigeno, por lo tanto su tiempo ahí abajo es limitado. Tampoco comen nada antes de bajar ni se les ve llevarse provisiones, así que parece que su intención es bajar, coger unas obras de arte y volverse. Volver a casa con algo de luz natural tampoco es viable, porque tampoco emprenden el camino recién por la mañana y así evitar que les caiga la noche.

Todo eso serían actos lógicos si alguien tiene que moverse a un lugar lejano, sin comida en este sitio o puede que este contaminada y el peligro de la noche. ¿Qué hacen? Pasean por la ciudad hasta que se les hace de noche y deciden acampar en un local. Pero vamos a ver: ¿Esta gente qué come? Si hay algo que sobreviviera a la contaminación (como otras tantas películas nos muestran) están totalmente indefensos, a no ser que se defiendan con el fuego que han montado. ¿Y las bombonas de oxigeno? Infinitas. Esta parte que nos va desembocando al final es absurda si pensamos con algo de lógica, cosa que los tres guionistas no tuvieron en sus mentes.

Nueva imagen de mapa de bits (5)

Al final, después de haber acampado en medio de la nada, ni el hambre ni la falta de oxigeno acaba con ellos. Siguen explorando hasta que Sam llega a su destino: el museo. Está interesada en una imagen de una diosa creadora de vida, pensando que puede estar relacionado con la creación de nueva vida en la Tierra. De repente la película parece iniciar un cambio en la imagen, mostrándolo todo bastante bello; a pesar de la intención del director, llega bastante tarde para que esta escena nos importe como debiera hacerlo.

Al final tienen que tomar la decisión de que Sam habite en la Tierra y ella acepta ese destino. Para terminar la vemos a ella en la playa sin la necesidad de oxigeno y con una criatura, sospechando que es de Micah. Y nada más.

¿Qué quieres decir con esta trama?

Toda película nos tiene que llevar por cierto camino de sentimientos. O nos asustan, o nos enternecen o nos hacen reflexionar. Necesariamente una historia debe de contar algo y mucho mejor si empatizamos con los protagonistas. ¿Nos sentimos representado por Micah o Sam? La verdad, muy soso o sosa tienes que ser para verte reflejado en dos personas que intiman lo justo y muestras sus emociones más bien poco. ¿Qué más da mostrarte un tanto chiflado, nervioso o pasional si es el fin del mundo? Ambos son extremadamente neutros, provocando que todo lo que hagan no me interese.

El punto de tener que bajar a la ciudad parece darle emoción de nuevo a la trama, pero hemos comentado los errores antes, así que no hacen falta comentarlos de nuevo. ¿Qué escenarios tenemos? La ciudad, la casa de Sam y los alrededores. Al ser una película donde apenas hay población han decidido mostrarnos esa soledad, esa simpleza de la vida con pocos escenarios. La idea no es mala, pero tenemos un problema: hay pocos escenarios y el ritmo de la película es más bien pausado, provoca somnolencia al espectador. ¿Se puede hacer una película interesante con pocos escenarios? ¡Por supuesto que si! Tarantino tiene “Los odiosos ocho” donde toda la película ocurre en apenas un único lugar. “Reservoir Dogs” le pasa lo mismo, apenas un escenario pero nos tiene enganchados al asiento para ver que pasa. Pero IO no provoca esa reacción, es incapaz de provocarnos reacciones.

Para terminar, tengo que comentar el tremendo error de Netflix. Tres guionistas para una película mediocre. ¿De verdad es necesario? Creo que con un solo guionista se puede sacar esta trama simple donde cuenta mucho más la imagen que el propio dialogo o la coherencia, pero entre tres deberían darse cuenta que muchos actos en la película son horribles ante la lógica. La compañía intenta traernos novedades para mantenernos enganchados, como es normal, pero necesitamos algo que no sea tan simple. No necesito sentirme alguien inteligente por comprender una trama totalmente sencilla, servilletera. Como mensaje directo a la compañía: esta bien invertir en jóvenes guionistas con ideas novedosas, pero por favor, revisad los guiones para evitar que vuestros espectadores se duerman en el asiento por culpa de un trailer engañoso y una trama inexistente.

Pero al menos tendrá un mensaje, ¿no? Pues siendo sinceros, o cuando lo escribieron lo hicieron pensando en las grandes mentes del futuro capaces de descifrar cualquier tipo de enigma o es lo que vemos y ya esta, sin complicarnos la vida. No vamos a aprender nada viendo esta película, no meditaremos sobre la vida o la muerte porque los personajes no importan, observaremos planos bonitos pero no sobrecogedores como para acordarse de algo al terminarla. Eso si, haz palomitas para dos horas porque es lo que más vas a disfrutar.

Mucho más calmado se despide vuestro analista y crítico favorito, vuestra merced Maese Pinto. Recordad que si os ha gustado dadle vuestro like y suscribiros es de gran ayuda. ¡Nos volveremos a leer pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s