La locura más sexual – “120 días en Sodoma” – Marqués de Sade

Hoy haremos un viaje en el tiempo. Viajaremos sin necesidad de drogas (eso no significa que estemos obligados a no tomarlas…) a la Francia del siglo XVIII. Luis XIV manda construir el Palacio de Versalles donde fallecería más adelante, el pueblo pasa un hambre atroz y es azotado por la peste, El Rey Sol mandó construir un palacio tan grande y caro que una de sus salas ya comprende un valor nominal incalculable.

En 1740 nació el conocido como Marqués de Sade, conde de la nobleza francesa. Fue condenado un total de 27 años por libertinaje; gracias a este magnifico personaje histórico hoy podemos disfrutar de la palabra “sadismo”, acuñada por las vivencias del marqués. Apresado en Bastilla fue liberado por la revolución que hoy en día todos conocemos por acabar con la monarquía y establecer una república en Francia. Poco se sabe más de nuestro marqués, sólo que fue un hombre cruel, en especial con prostitutas obligándolas a blasfemas contra Dios, torturándolas y cometer sodomía en solitario o en grupo.

En las oscuras celdas de la prisión de Bastilla, el Marqués de Sade quiso vengarse. Supo 9781508816195que jamás podría ponerle un dedo encima a quienes le atraparon y obligaron a permanecer en las sombras gran parte de su vida. La única manera de tomar venganza es a través de la escritura. El marqués vio cosas, acciones que nosotros jamás hubiéramos podido ver por no pertenecer a la clase noble, pero a él le quedaron grabadas en la memoria. Por lástima, jamás pudo terminar la novela, ya que tras su liberación de la prisión se perdió el documento en el que estaba escrito. Teniendo el suficiente tiempo para escribir, el marqués decidió crear uno de los libros mas abruptos, oscuros, sucios y pérfidos de la historia, llegando a ser prohibido por la misma iglesia católica: 120 días en Sodoma.

Los cuatro artífices que te llevaran por un lugar que no deseas (o tal vez si) son los personajes mayormente nombrado por sus posiciones, siendo estos El Duque, El Obispo, Curval (o el presidente) y Durcet (o el banquero). Las descripciones son bastante extensas, nombrándote de manera mas notoria el tamaño de su pene, su relación pasiva o activa a nivel sexual y actos crueles que han cometido a lo largo de su vida; sin duda son el claro ejemplo de antiheroe y personajes a los cuales no tomar como ejemplo.

Seguido de ellos nombraran a 16 muchachos y 16 muchachas que son secuestrados para ser sujetos a sus deseos. Arrancados de los brazos de sus familiares, estos jóvenes cuya edad comprende entre 12 y 15 años los someterán a todo tipo de vejaciones, porque están debajo de la piramide. También tienen a los folladores, jóvenes menores dotados por un gran pene que usan para complacer su necesidad pasivas, especialmente usado por Curval y Durcet debido a que gozan más ese rol. Están casados entre sus hijas, intercambiándoselas debido al desprecio que tienen al concepto de mujer, ya que entienden que es sexo es siempre más placentero cuando es entre hombres; de esta manera cometen el placer del incesto, ya que muchas veces se las intercambian como si de animales trataran.

El inicio de la novela es algo confuso, ya que en si es una lista de nombres con características físicas y de alguna de sus acciones nauseabundas. La verdad, lo leí completo pero a los cinco minutos olvidé gran parte de lo ya comentado, pero intente retener en mi mente la imagen de los cuatro jinetes de la sodomía, ya que ellos serían los recordados en esta historia. A pesar de que quisiera no olvidarlos, hay otro personajes sumamente interesantes.

De los personajes secundarios que no vas a olvidar son las alcahuetas, las prostitutas que narraran historias en el salón de palacio para el deleite de su imaginación. Ellas con sus narrativas lujuriosas evocaran la necesidad de placeres de todo tipo, así inspirándoles o excitándolos hasta el límite de llevarse al personal que les haga falta para poder calmar su desenfreno. A causa de que la novela no esta terminada, acabaras acogiendo con cariño en tu memoria a La Duclos, la prostituta que narra sus 150 aventuras durante un mes completo.

Las jornadas (o días) están divididas por un estricto horario y normativa que los jóvenes secuestrados no pueden saltarse por ningún motivo; si no, serán castigados al final de la semana. Todos los días que vayas a leer seguirán la misma normativa: levantarse, depositar sus excrementos en la capilla, comerán el menú que se ordena, escucharán la historias de la prostituta de turno, se cenará y darán inicio a las orgías. Excepto por un día (que después de una resaca brutal ¿quién tiene ganas de historias?) todos los demás tendrán esa dinámica.

Este sería, a mi ojos, el mejor resumen posible del guión de la novela. Su premisa es sencilla, pero los temas que toca obligaran a mas de uno a cerrar esta página por lo escabroso que estoy a punto de contar.

43
Escena con suma fuerza de “120 días en Sodoma” de Paolo Pasolini en las bodas obligatorias entre los jóvenes secuestrados.

Las historias de la prostituta La Duclos son deleite para las mentes más perversas. La primera historia cuenta como con 8 años un hombre perteneciente a la iglesia eyacula una enorme cantidad de semen en su cara, comenzando así sus andanzas. Es la vida de una prostituta que sobrevive como puede a través del sexo, encontrándose todo tipo de hombres con necesidades sexuales muy especiales que ella es capaz de cumplir. A medida que crece, acaba vendiendo su vagina, su ano y su boca a todo hombre que lo necesite, pero el vicio llega a más. Para poner en antesala al lector de lo que esta por llegar, explica como algunos hombres les gustaba que les vomitara encima o soltara ventosidades en su boca, para así disfrutar con el sabor de estos. Obviamente, nuestros antiheroes no tendrán remilgos de probar tan lujurioso acto.

Entre las explicaciones de La Duclos, nuestros protagonistas se llevan a rastras a aquellos jóvenes que les hagan falta para cumplir sus designios. Solo tiene una regla: nada de penetraciones hasta pasado el primer mes. Por ello deben usar su imaginación para poder acallar el deseo de violar a cuantos se pongan por delante.

Pero cuando crees que la cosa se queda ahí, comienza la coprofagia. La Duclos te hará vivir escenas donde los excrementos son los protagonistas de muchas historias, pudiendo hacer todo tipo de barbaridades viciosas con este elemento. Alimentarse a base de excrementos, lamer anos cubierto de heces, obligar a gente devorar hasta el ultimo bocado de la mezcla de varias personas, y demás voluptuosidades que puedas imaginar. Sin duda es la parte más conocida de la obra, como el Marqués de Sade deleita al lector por una fase bastante tortuosa. Varios días después, estos pasajes coprofágicos son añadidos como detalles a las morbosidades de los hombres, incluidas en escenas que por lo general, es lo que entendemos hoy en día por “Sadismo”. Las historias están protagonizadas por hombres que disfrutan de la vejación y la humillación, para después eyacular entre gemidos y gritos de auxilio.

bvslbpaciae5jja
En el rodaje de la película usaron chorizo y chocolate para tan lujurioso y apetitoso plato.

Es una lástima que las aventuras de nuestros protagonistas se terminaran en el primer mes, pues como antes he nombrado, se perdió el manuscrito original largo tiempo. Y hasta cierto punto, gracias a Dios que fue así y por otro habría que maldecirlo por no dejarle terminar la novela. Los capítulos están divididos por días y fácil de administra la lectura debido a esto. Pero tenemos el inconveniente de que al tener los días tan programados, no tendremos un momento de sorpresa en la novela. Para que nos podamos entender: una novela se compone de tres partes diferencias en inicio, nudo y desenlace. En el inicio, se exponen gran parte de las ideas principales de la trama mientras avanza, en el nudo la trama nos va llevando a un camino donde nos mantiene atentos (o debería) y al final acaba resolviéndose todo. De manera extremadamente superficial he resumido como componer una novela; “Sodoma” olvida esa estructura, haciéndose algo tedioso porque sabes que va a ocurrir en todo momento, menos en las historias de las prostitutas.

En sus historias es donde reside el sabor de la novela. Las acciones de los cuatro protagonistas son en base a lo que La Duclos les comenta, por lo tanto adaptan una sarta de sodomías a los objetos que disponen en el palacio donde residen. Y es que “Sodoma” es un autentico manual de la sodomía. Los valores jerárquicos están fuertemente pronunciados, los actos pueden resultar asquerosos o, porque no, excitantes. Y si te excita alguno de sus pasajes… ¿Eres un monstruo?

No te preocupes, no te pasa nada porqué te masturbes pensando en una infante con la cara cubierta de semen. “Sodoma” tiene tantas historias de sexo, entre ellas con animales, más mierda, torturas, mutilaciones, dolor y asesinato que algo te tiene que excitar. Los gustos sexuales o philias son parte de nuestra naturaleza. Hay personas que les guste el sexo romántico, con la habitación perfumada y yacer sobre un lecho de rosas, mientras que otros les encantara el sexo salvaje, con el objeto pasivo atado y sin poder hacer movimiento con una vela derritiéndose encima de su espalda. ¿Hay algo malo en ello? Si crees que si, tienes un problema.

Sobre los gustos se dice que no hay nada escrito, pero en cuestión de sodomía si lo hay. Puede que alguno de los pasajes mas duros hayan caldeado tu cuerpo y hayas tenido que calmarlo a través de la buena practica del onanismo. No pasa nada. A día de hoy se habla mucho sobre lo que esta bien y lo que esta mal, dejando a un lado sobre que es lo correcto para ti. Si quieres mantener relaciones sexuales con alguien de distinto sexo esta bien, si quieres tener una sesión de anal estupendo, si quieres que la gente mire resulta genial, si quieres que sean deformes porque lo que más te excita en el mundo son ese conjunto de requisitios nadie tiene derecho a decirte que no puedes hacerlo… excepto si no es consentido.

La mayor crueldad que podemos ver en “Sodoma” no son los actos sexuales, si no que algunos de ellos son sin consentimiento. Cuando leemos que alguien contrata a una prostituta que se presta a que alguien defeque en su boca y luego se la pase a quien haya pagado, no debe ser considerado negativo, ya que si tu no te excitas o sientes placer con esa escena no puedes coartar a alguien de hacerlo. El secuestro indiscriminado de niños y niñas menores para complacer tus deseos sexuales es y debería ser un delito en todo el mundo pero si hay un consentimiento explicito como encontramos en los relatos no debería sorprendernos.

Esta generación esta viendo cambios importantes en las relaciones sexuales. Leyes en que se necesita un contrato explicito con firma incluida para mantener relaciones sexuales matan la excitación del momento. Temo que algún momento las relaciones sean normativas, en que se permite hacer ciertas cosas y otras son penadas incluso a través de la ley. Dudo que se niegue las relaciones homosexuales en el futuro, un punto positivo para este, pero si tengo que firmar un contrato para yacer con alguien, perdemos parte de nuestra esencia animal. Yo no deseo que alguien me cague en el pecho y tenga que limpiar su ano con la lengua, pero si quisiera, nadie me lo puede impedir. La libertad es mucho más que acabar con la vida o fuerza de ejerce la oposición, si no de dejarle opinar y actuar siempre que no afecte a la libertad de otros y tengamos consentimientos por ambas partes.

te-retamos-a-ver-esta-película-completa-sin-vomitar-770x385
Esta escena de la película “120 en Sodoma” de Paolo Pasolini es tan erótica como perturbadora, según los ojos que miren.

“120 días en Sodoma” nos enseña a través de la visión del Marqués de Sade como la nobleza y reinado de la Francia Monárquica vivía en medio de grandes lujos y un gran libertinaje. Esa sátira hacia su posición y persona nos llega de otro modo. Al terminar de leerlo lo que hay de novela no pude dejar de pensar que si la realeza francesa cometió todo aquello, no deberían de ser juzgados por sus actos, si no por el excesivo lujo con el que vivía mientras el pueblo suplicaba un trozo de pan para comer. El marqués, a pesar de llevar más de dos siglos muertos, es curioso ver como a día de hoy nos escandalizan ciertas practicas sexuales, despreciándolas pero aceptando otras que antaño fueron penadas. Lo siento mucho, pero ojala un día estalle una bomba de hormonas en todo el mundo; la gente iniciara una orgía mundial sodomizando a quienes encontraran y todos aceptaríamos la única regla de no hay reglas. Que al terminar nadie se miré con odio, rencor, miedo o arrepentimiento si no que hayamos disfrutado de nuestros deseos más oscuros y quien sabe, tal vez usemos algo que hayamos aprendido en nuestra alcoba cuando los genitales del mundo se hayan descargado.

Se despide vuestro analista y crítico favorito con un tierno y excitante beso negro. Esta crítica se que no hace nombre a la gran figura que representa el Marqués de Sade, pero me veía en la obligación de hablar de una de las novelas más polémicas de la historia. Si hay algo que queréis comentar no os olvidéis de dejarlo en la caja de comentarios, igual si queréis que analice alguna película que quisierais que vea. ¡Hasta otra, un cálido abrazo a todos y nos volveremos a leer!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s