Crítica y análisis a “Fahrenheit 451”

Gracias a la librería sevillana “Casa Tomada” he podido completar mi lectura de las tres grandes obras distópicas. En esta página podéis disponer de la critica a “Un Mundo Feliz” y si queréis puedo hablaros sobre la impresión que tuve al leer “1984”, mi favorita en este trío. Pero hoy hablaremos sobre “Fahrenheit 451”, que de los tres diría que es el más simple, pero no por ello debe ser considerada mala novela, si no la menos trabajada de los tres.

“Fahrenheit 451” nos habla de de Guy Montag, un bombero un tanto peculiar. No se dedica a apagar los fuegos de las casas, ya que estas en el futuro serán ignífugas; su trabajo consiste en quemar el hogar de aquellos que sean poseedores de aunque sea un sólo libro. Montag no es del todo feliz, ya que se da cuenta de que algo falla. En su última

DthAP0pWsAErGoe
“Fahrenheit 451” comprado en la Casa Tomada, Sevilla.

experiencia, una mujer prefirió morir siendo pasto de las llamas ante que alejarse de sus inmortales amigos. Al inicio de la novela Montag conoce a Clarisse McClellan, una niña cuyas preguntas al bombero le ponen nervioso y en una tesitura moral que hará cambiar su opinion respecto a su trabajo. Su mujer se pasa el día encerrada en casa con “la familia”, que al parecer es un programa de televisión que se transmite en las mismas paredes. Así es, la televisión ya no es un aparato si no que disfrutamos de su entretenimiento barato rodeándonos de su des-información.

Montag con el tiempo busca a la niña pero le informan que ha sido eliminada junto a toda su familia. Ha perdido parte de las ganas de vivir, ignorando su deber como bombero. Se ha dado cuenta de que su trabajo no es más que una estabilidad a la ignorancia social. Tras una charla más que potente con su jefe de la estación de bomberos, le deja las cosas claras: el mundo no necesita de los libros ya que ya hay resúmenes que sintetizan las grandes obras clásicas y modernas, aliviando el malestar de tener que leer.

Tras irse, Montag le enseña su colección a su mujer, guardado en un falso techo. Ha robado más de un libro y sospecha de que su jefe también lo ha hecho. Si nadie le da descubierto, es posible que más de algún compañero tenga el mismo sentimiento que él, un regusto triste y amargo cada vez que los libros alcanzan los 451 grados Fahrenheit, temperatura a la que arde el papel. Contacta con un hombre muy mayor que dispone de una biblioteca para averiguar ambos si el jefe de Montag también es uno de ellos. En el proceso, este lee unos versos de poesía delante de su mujer y sus amigas, quedando un tanto traumatizadas todas por la experiencia. Como es normal, ellas le denuncian y vienen a por él.

Su mujer le ha abandonado y los bomberos, o más bien el perro de caza robóticos del que disponen, van tras él. Huye por toda la ciudad, mientras los habitantes se quedan encerrados en sus casas. Al mismo tiempo, esta ocurriendo una guerra en la ciudad, pero ellos son ignorantes de ello ya que los medios no les están informando. Acaba huyendo por el rio y despierta fuera de la civilización. Allí conoce a quienes parecen vagabundos, pero en realidad son personas como Montag, gente que ha dispuesto de un ejemplar sobre sus manos de cualquier manuscrito. Cada uno simboliza un libro, memorizado a la perfección. Una bomba cae sobre la ciudad y los intelectuales supervivientes crearan una nueva civilización.

Ray Bradbury se le ocurrió la idea al principio de los años 50’durante la era McCarthy, una época oscura de EEUU donde se propagaba la idea de la quema de libros. Sin duda la ciudad en la que vive Guy Montag es conformista y no se cuestiona nada de lo que le han impuesto. Como novela dispone de pocas páginas con la idea concentrada en tres partes

Fahrenheit_fdezmallo-min
La quema de libros siempre ha sido un retroceso en la sociedad, manteniendola ignorante.

y menos de doscientas páginas, pero el estilo de escritura del señor Bradbury hace que sea un poco confuso algunas veces y no sepas que pasa en todo momento, así pasando de párrafo para seguir leyendo y ver si tus dudas se resuelven. Es una novela muy conclusiva, al terminarla tienes la satisfacción de saber todo lo que ha pasado, porqué en realidad tampoco pasa nada que no podamos imaginar bajo la premisa que nos dispone “Fahrenheit 451”.

En la contraportada nos indica que es una novela conformista y que es bastante fiel a la realidad si es que esa realidad existiera. No es tan fácil tener libros pero por lo que se puede intuir, si Montag trabaja como bombero, eso es porqué hay gente poseedora de ellos. Si fuera un mundo perfecto, Montag trabajaría de otra cosa, pero como no lo es, él es nada más que el brazo ejecutor de una nefasta ley. Su jefe le da un discurso más que convincente al final de la primera parte; normalmente tenemos al malo malisimo de la novela explicando al protagonista y por ende, a ti también, todo los engranajes de esta gran sociedad, pero en este caso es al principio. ¿Por qué? Es cierto que las preguntas que nos hacen cuestionar la civilización distópica de Montag nos hará pensar sobre si el ser humano es capaz de llegar a esos extremos, igual que lo hacen muchas novelas explicandolo todo en las últimas páginas. Descubrir los engranajes no tiene porqué ser el final de todo, ya que podemos saber que ocurre y no por ello ser los protagonistas de una rebelión que salve al mundo de esa tiranía intelectual. Pensémoslo, si nosotros supiéramos la verdad de como funciona nuestro mundo, la gente no nos haría caso pensando que estamos locos o que simplemente estamos inventándonos algo para llamar la atención.

El mayor momento de tensión lo podemos tener cuando Montag huye de El Sabueso, una unidad informática que rastrea a su presa y con una aguja escondida en la boca inyecta un suero para retener o acabar con su victima. Es realmente espeluznante tener que huir no de un perro de presa, si no que además es robótico. Por ello me da por pensar que podría ser un ejemplo de como funciona el gobierno de orden mundial en el que vive Guy Montag, con trabajos en el que se necesita personal pero esta bastante automatizado. No nos hablan mucho de como funciona el mundo más allá de la relación que tiene con los libros, pero sabiendo lo mecanizado que está el trabajo de Montag y las televisiones paredes de las que dispone en su casa nos habla de una civilización que finge trabajar, ya que las maquinas nos facilitan la vida al completo.

mechanical_hound_by_hhhuuuhhh125-d2h6edz
El Sabueso, una entidad robótica peligrosa que no deja escapar ninguna victima una vez la reconoce como tal.

Otra vez vemos un mundo embobado a través de los medios de comunicación, representado con la relación de Montag con su mujer. Él no la quiere, y ella tampoco le tiene mucho aprecio, pero se soportan cuando él le compra más paredes televisión. Ella es muy distinta a su marido, está conformada con la vida que tiene y quiere más a “la familia”, un programa básico para entretener a la población. Que mucha gente muera con la bomba atómica del final es símbolo de que la televisión, en esa irrealidad como en nuestro mundo, jamás nos contará que estamos en peligro para no alertar a las masas. Todo debe mantener el estatus de satisfacción ya que suponemos que la ciudad esta masivamente poblada.

He disfrutado con muchos de los detalles una vez que me puse a reflexionar sobre “Fahrenheit 451”, pero la sensación al terminar fue dejándolo con desdén sobre la mesa y soltar un: “meh, no es para tanto”. Evitando comparaciones, la trama de la novela del señor Bradbury no llega a la altura de sus dos competidores como mejor novela distopica. Los giros de guión no me impresionaron; ¿en serio alguien se alertó al saber que su mujer y amigas le habían denunciado? Montag se pone a leer poesía con el libro en la mano a personas que jamás han visto un manuscrito en su vida, y no sólo eso, si no que temen al objeto que sostienen sus manos. La aparición del viejo que ayuda a Montag está sacada un poco de la manga, ya que en muy pocas páginas te hablan del encuentro al recordarlo y cumple su función para luego pasar a un segundo plano. A pesar de que la idea de que cada persona represente un libro es más que curioso, bonito y tierno. Un pueblo entero son las obras de Bernard Russell; imaginarse veintisiete personas de un pueblecito que representen la sabiduría me ensancha el corazón, pero acabar con una bomba atómica destruyéndolo todo no me importa nada ya que no tenemos ningún tipo de relación con la ciudad o sus habitantes.

Al terminar todo se crea una civilización de intelectuales, pero no sentimos nada al ver que la ciudad ha estallado por los aires. Toda la historia se basa en los actos de Montag, pero apenas sabemos de esta civilización ficticia. Tal vez unas páginas relatando una ciudad de consumo y conformista me ayudaría a imaginar como una bomba destruye todo a su paso y sentir pena por la desaparición de ese lugar o aquella calle en concreto. Pero queda en un intento un poco burdo de eliminar lo que tenemos para crear algo nuevo y mejor, una civilización en la que la intelectualidad sea superior a la ignorancia.

¿Recomendaría está novela? Sinceramente, mis sentimientos con “Fahrenheit 451” no son demasiado positivos, ya que tuve que hacer un esfuerzo para terminarlo. La trama es bastante insulsa, los giros tampoco me han sorprendido y su conformismo hace que los movimientos sean lógicos y poco experimentales, llegando a mojarse poco para innovar. Elevarlo al mismo nivel que los libros anteriormente nombrados creo que hace un titulo que le viene grande, como un niño pequeño con una camiseta de un jugador de baloncesto. Pocas cosas he podido extraer como originales, pero alguien que jamás haya leído un libro de esta temática tampoco creo que sea la mejor elección. Cierto es que el trato que ese futuro con los libros y la literatura es más que cruel, pero al menos saben que existen y pueden tener unos resúmenes burdos sobre ellos; en otras visiones futuristas vemos que el pensamiento independiente se castiga con una pena mucho mayor.

Con un texto ardiente a doscientos treinta y ocho grados, se despide vuestro analista y crítico favorito con todo el cariño que os puede procesar. Si hay algo que queréis comentar no os olvidéis de dejarlo en la caja de comentarios, igual si queréis que analice alguna otra obra. ¡Hasta otra, un cálido abrazo a todos y nos volveremos a leer!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s